El triunfo de las marcas sostenibles en España

Astghik Zakharyan, fundadora y CEO del marketplace Kendani.com, después de haber analizado la gran mayoría de las marcas sostenibles que hay en España, y de trabajar con algunas de ellas, quiere compartir sus mejores consejos para poder triunfar en este sector:

¿Qué es lo que hace que una marca sostenible sea más exitosa? ¿Es el impacto que logra la marca lo más importante? En nuestro caso, la plataforma de la que disponemos y los productos que hay en ella, han sido un elemento clave para poder identificar los gustos de los clientes y lo que buscan en una marca.


Hoy en día, casi todas las empresas intentan tener algún tipo de conexión con la sostenibilidad, y por ello, os quiero contar que el hecho de generar impacto social o medioambiental positivo, puede llegar a ser un principal indicador de éxito. Cuando un emprendedor comienza un negocio, normalmente sus recursos son limitados: el dinero, el tiempo, la mano de obra… Por eso, es importante distinguir qué es lo que nos va a ayudar a alcanzar nuestros logros y objetivos.


En Kendani.com tenemos como misión apoyar el consumo consciente y responsable. Y, gracias al contacto que hemos tenido con las diferentes marcas sostenibles españolas, hemos ido descubriendo una serie de aspectos fundamentales que pueden facilitar mucho el camino hacia el éxito, y ayudar en el crecimiento de un determinado proyecto.


1. El diseño y el “feeling”

En nuestra plataforma, a través de los productos más “clicados” o comprados, nos hemos dado cuenta de que los españoles valoran mucho el diseño y la estética. Los consumidores conscientes, casi siempre prefieren un producto y un packaging que tenga un diseño atractivo y una buena presentación visual de la marca.

Normalmente, a las necesidades personales se les suele dar más prioridad que a las cuestiones de sostenibilidad. Lo que significa que, la mayoría de los consumidores responsables, buscan principalmente que el producto se adapte a sus gustos. Por otro lado, si nos referimos a las personas que tienen un mayor poder adquisitivo, es comprensible que no estén satisfechas con un diseño o calidad estándar. Este grupo de clientes tiene unas demandas más exigentes a la hora de valorar lo que un producto o marca representa.

Por tanto, es esencial cuidar la presentación del producto y el diseño visual (digital) del mismo, ya que puede influir en que la marca se consolide o se destruya.


2. La marca

La única forma de crear una diferencia con tu marca desde el principio, es mostrarse como una marca establecida en lugar de como una muy nueva. Aunque no suene muy sincero, es lo mejor que podemos hacer. Cuando hay dos productos idénticos subidos en nuestra plataforma, el consumidor suele mostrar más interés hacia los productos de la marca más grande o, si conocen una de las dos, eligen los de la que ya les resulta familiar.

Por ello, cuando estés construyendo tu marca, asegúrate de que estableces los pilares fundamentales correctamente. Elige unos pocos mensajes clave, crea diseños visuales, y centra el propósito de tu marca.

También te aconsejo comunicarte siempre con el mismo mensaje ya que a través de la repetición, tu marca será eventualmente recordada por tu público objetivo y desarrollarán un mayor interés en tus productos.


3. Comunicar tus valores sostenibles

Que tú tengas claro el impacto que quieres conseguir, no significa que todo el mundo vaya a percibirlo como a ti te gustaría.

Hoy en día, muchas marcas no sostenibles intentan mejorar su imagen asegurando que son naturales, verdes o eco-friendly. Tiñen sus logos de verde y utilizan mensajes de marketing que hacen que parezcan más responsables de lo que realmente son, lo que ha hecho que muchos consumidores se vuelvan muy críticos cuando les aparece este tipo de publicidad. Así que, por si acaso, es mejor explicar por qué tu producto es natural o qué significa para tu marca ser realmente sostenible, porque si no, te estás arriesgando a ser juzgado y a que tu mensaje sea ignorado por tu audiencia.

Y cuando definas tu impacto, recuerda ser tan claro y simple como sea posible. Está bien buscar formas creativas de expresarse, pero siempre es mejor hacerlo con la mayor sencillez para que el mensaje que quieres transmitir llegue de una forma más directa.


4. Coherencia

Si no eres un diseñador de marca profesional o no tienes muchos conocimientos sobre cómo construir tu marca con coherencia, puede que entiendas este punto, pero igual no sabes exactamente cómo implementarlo. Cuando hablamos de coherencia, nos referimos a que tus palabras tienen que encajar con tus imágenes, tus imágenes con tu impacto, y a su vez, tu impacto necesita ir de la mano de la emoción que quieres transmitir. Esto significa que si alguien ve un texto de tu marca deberían reconocer las imágenes de la misma. Dicho de una forma más simple, es muy importante que todo lo que tu negocio comunique, esté en armonía.

Si no sabes cómo hacer esto, pide feedback a tus amigos, eso te ayudará a tener una idea de cómo se percibe tu marca desde fuera. Y si tienes algo ahorrado, puedes incluso contratar a un profesional para que te eche una mano en la creación y el diseño de la marca o para que te dé algunas ideas acerca de cómo se consigue que haya coherencia a la hora de darle visibilidad.


5. Destacar y promocionar

A lo mejor esto suena demasiado obvio, pero la gente quiere saber a quién le están comprando. En la mayoría de las marcas sostenibles con las que trabajamos, los fundadores se mantienen “escondidos” o “invisibles”. Ninguno de sus clientes sabe quiénes son.

En el fondo, los consumidores compran a la cara que hay detrás del logo, y a las historias personales que hay detrás de cada marca, y quizá busquen apoyar a personas que tengan la intención de mejorar el mundo en el que vivimos. Por eso, es importante que los creadores de cada marca no tengan miedo de darse a conocer, porque así tal vez consigan llegar mucho más lejos de lo que esperaban.

Hay gente que siempre está dispuesta a ayudar a sus conocidos, en España, por ejemplo, es algo muy habitual. Así que… ¡preséntate ante tu público! Déjate ver en los vídeos o imágenes de tus productos y cuenta tu historia. Darse a conocer es una gran estrategia para acercarse a las personas y ganarse su confianza. Si les gustas tú, les gustará tu marca.


6. Colabora con alguien relevante

También veo que muchas marcas se cierran a trabajar solo con tiendas retail, como si les asustara probar métodos menos convencionales y limitan mucho sus opciones. Hay un montón de marketplaces muy buenos que quieren dar visibilidad a tu marca y ayudarte a crecer. Contacta con ellos y pregúntales si pueden representarte o subir tus productos a su plataforma. Kendani.com es un buen ejemplo. Sólo hay que registrarse, generar un impacto positivo y… ¡voilà! Ya tienes a un patrocinador activo que te promociona más de lo que lo harías tú solo.


7. Tipo de producto

Si es posible, céntrate en productos de uso frecuente. Imagínate que quieres vender cepillos de dientes. Hace 10 años nadie hablaba de ellos, era un producto de higiene que usabas dos o tres veces al día y que sólo lo tenías en mente en el momento de utilizarlo. En cambio, ahora son uno de los productos sostenibles con más éxito, por lo que tendrías muchas posibilidades de salir ganando. Promoviendo el uso de cepillos de dientes de bambú, no salvaríamos el mundo, pero es un gran paso a la hora de que la gente sepa cómo evitar la entrada de plástico en sus hogares.


Gracias a las interacciones que hemos tenido con diversas marcas y clientes, hemos podido crear esta pequeña lista que contiene algunos de los pasos imprescindibles que hay que dar si quieres conseguir que tu marca triunfe. Así que, si eres emprendedor y tienes ganas de lanzar tu propio proyecto sostenible, estos 7 puntos tal vez puedan ayudarte a determinar una dirección si todavía no sabes por dónde empezar. ¿Se te ocurre alguno más? ¡Suerte en tu aventura!



Entradas Recientes

Ver todo